lunes, 25 de julio de 2011

Como un juguete olvidado en un baúl.



Todo se ha acabado y no hay manera de remediarlo. Un día sí, un día no, al otro tampoco; pequeños y grandes  detalles que hacen que te sientas como un juguete olvidado en un baúl.

No hay comentarios:

Publicar un comentario